Instituto de Salud Pública

La incautación realizada en el mes de febrero en la comuna de La Granja, en conjunto con la PDI, fue contabilizada por el ISP, acción que evidenció la presencia mayoritaria de paracetamol, zopiclona y omeprazol. Todos, principios activos que pueden provocar graves daños a la salud si son adquiridos a través del comercio ilícito.

Más de 10 mil kilos de medicamentos fueron incautados en la comuna de La Granja, por un equipo conformado por la PDI y el Instituto de Salud Pública. La exhaustiva revisión de los productos farmacéuticos requisados durante el operativo, realizado en febrero, concluyó con el cierre de una bodega y un establecimiento que funcionaba como farmacia, sin la autorización correspondiente. La diligencia reveló la cuantiosa existencia de Paracetamol, que alcanzaba 958.496 unidades posológicas; en segundo lugar, Zonix® cuyo principio activo es la Zopiclona, con 664.500 unidades y, en tercer lugar, Omeprazol, con 512.400 dosis incautadas.

Como se puede ver en la tabla, se encontraron otros medicamentos, como Amoxicilina, Losartán y Cefalmin® (Ergotamina en asociación con analgésicos), los cuales representan una preocupación para el ISP, ya que son medicamentos cuya condición de venta requiere de la presentación de receta médica. El Director (s) del ISP, Heriberto García explicó «Además de ser medicamentos que deben ser recetados por un profesional de la salud, recordemos que el decomiso se realizó desde una bodega y desde una supuesta farmacia que no contaba con los permisos sanitarios para funcionar, por lo que dichos productos no se transportaron ni almacenaron de manera correcta. Al no tener control de temperatura, humedad o luz, los medicamentos pierden eficacia y calidad, sobre todo si son sometidos a temperaturas extremas, como era el caso de esta bodega, donde se almacenaban a la intemperie”.

El Director (s), además, se refirió a la importancia del adecuado almacenamiento de los medicamentos y los peligros de la automedicación “Como autoridad sanitaria, es nuestra responsabilidad estar siempre informando sobre el correcto uso y conservación de los medicamentos. Asimismo, insistir en que las personas consulten a un médico antes de recurrir a un producto farmacéutico, respetando siempre las dosis y horarios de administración indicados por el especialista”.

Este tipo de decomisos deja en evidencia el uso indiscriminado de medicamentos de los que, erróneamente, podría pensarse que su consumo es inocuo. Es importante que las personas tengan presente que la medicación que no es indicada o supervisada por un profesional de la salud, incrementa el riesgo de eventos indeseados y la aparición, incluso, de reacciones adversas serias.

“Por ello, los medicamentos sólo deben ser usados en aquellos pacientes que, de acuerdo con la evidencia, se deberían ver beneficiados con su uso y tendrían una baja probabilidad de desarrollar reacciones adversas importantes, además,  es de especial atención el hecho de que, tanto paracetamol como zopiclona, se encuentran entre los 10 medicamentos más vendidos el año 2021 en nuestro país (https://www.ispch.gob.cl/noticia/isp-informa-sobre-los-medicamentos-mas-vendidos-durante-el-ano-2021/) y, al mismo tiempo, coincide con su presencia predominante en el decomiso, lo cual supone una demanda importante  de estos productos por la población chilena” explica Heriberto García.

Link video decomiso

 

Potenciales daños de uso de medicamentos sin supervisión.

Paracetamol es un analgésico-antipirético cuyas indicaciones de uso comprenden su utilización en el alivio del dolor leve a moderado y para controlar estados febriles.  Se encuentra contenido en muchos productos de venta libre y bajo receta. Las sobredosis con este medicamento son muy comunes y generalmente no intencionales, o no son advertidas, ya que puede superarse la dosis recomendada por la sumatoria de la ingesta de diferentes productos que contienen paracetamol. La sobredosis puede ocurrir mayoritariamente en pacientes con síndromes de dolor agudo o crónico o en niños enfermos.

Entre las reacciones adversas que se han descrito para paracetamol, las más comunes corresponden a prurito, estreñimiento, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, insomnio, agitación y trastornos pulmonares, como la atelectasia. También se pueden presentar reacciones adversas serias, aunque infrecuentes, entre las cuales están:

  • A nivel dermatológico: pustulosis exantemática generalizada, síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica.
  • A nivel hepático: insuficiencia hepática.
  • A nivel respiratorio: neumonitis.

Zopiclona es un agente hipnótico similar a la benzodiacepina que comparte sus mismas propiedades farmacológicas: ansiolíticas, sedantes, hipnóticas, anti-convulsivantes y músculo-relajantes; su indicación es “Tratamiento a corto plazo del insomnio”. Entre sus reacciones adversas más frecuentes se cuentan alteraciones en el gusto, somnolencia residual y sequedad de boca, y con menor frecuencia pueden presentarse pesadillas, agitación, mareo, dolor de cabeza, náuseas y fatiga.

El uso de zopiclona siempre debe ser supervisado, debiendo establecerse las causas del insomnio antes de prescribir un hipnótico. Si la persona presenta problemas respiratorios o psicomotores, se deben tomar precauciones especiales, ya que la zopiclona tiene la capacidad de deprimir la función respiratoria y del sistema nervioso. Tampoco debe ser usada en conjunto con medicamentos opiodes, ya que esta combinación puede dar lugar a sedación, depresión respiratoria, coma y muerte. Además, en personas con depresión, puede incitar al suicidio.

Omeprazol se encuentra indicado para el tratamiento de cuadros gastrointestinales tales como úlcera duodenal, úlcera gástrica, erradicación de Helicobacter pylori asociado a la enfermedad ulcerosa péptica en terapia combinada con antibacterianos, esofagitis por reflujo, enfermedad por reflujo gastroesofágico sintomática, síndrome de Zollinger-Ellison, úlcera gástrica y duodenal asociadas a erosiones provocadas por AINES, y dispepsia ácida. Entre sus reacciones adversas más comunes se cuentan erupción cutánea, dolor abdominal, estreñimiento, diarrea, flatulencia, náuseas, regurgitación, acidez, vómito, cansancio, mareos, dolor de cabeza e infección de las vías respiratorias superiores. También se pueden presentar reacciones adversas serias, aunque infrecuentes, como:

  • Dermatológicas: lupus eritematoso cutáneo, eritema multiforme, síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica.
  • A nivel metabólico-endocrino: hipomagnesemia.
  • Gastrointestinales: gastritis atrófica, diarrea por Clostridium difficile, poliposis de las glándulas fúndicas del estómago, pancreatitis.
  • Hematológicas: anemia hemolítica.
  • Hepática: encefalopatía hepática, necrosis hepática, insuficiencia hepática.
  • Inmunológicas: anafilaxia.
  • Musculoesqueléticas: fractura de hueso, fractura de cadera, rabdomiólisis.
  • Renales: nefritis tubulointersticial aguda.
  • Otras: angioedema.

Durante el último tiempo, se ha señalado que el uso excesivo de omeprazol, especialmente a largo plazo, puede producir reducción del efecto antitrombótico del clopidogrel, provocar deficiencia de vitamina B12 e incrementar el riesgo de osteoporosis y fracturas, así como, si se usa durante el embarazo, aumentar el desarrollo de eventos perinatales y postnatales adversos, entre otros efectos indeseados.