Por manipulación de alimentos con manos insuficientemente limpias. Las manos son el conducto por el cual se transfieren más comúnmente los microorganismos a los alimentos. Pueden transferirse gérmenes patógenos de la piel, nariz, espinillas o a través de pequeñas heridas en los dedos, como también de otros alimentos (las verduras y carnes tienen sus propias bacterias).

Salud Ambiental